Se podría llegar a pensar que son noticias desvinculadas entre sí, pero claramente empieza a surgir un patrón en los movimientos conjuntos de gobiernos, proveedores tecnológicos e industrias culturales. Puestas todas las cartas sobre la mesa, la lógica se desvela sola, el aumento de control político y económico de internet:

  1. Los gobiernos aprueban leyes que no sólo permiten, si no que obligan a los proveedores de acceso a internet y telefonía móvil conservación de datos personales de los usuarios, con la excusa del terrorismo, pornografía y lucha contra la piratería. Ésto, combinado con leyes de excepción antiterroristas, les permite un mayor control sobre la ciudadanía y monitorizar movimientos sociales. Los ejemplos comienzan a ser demasiado frecuentes: detención de académicos alemanes porque usaban los mismos términos que un grupo terrorista, como gentrificación; uso de leyes antiterroristas contra movimientos ecologistas en Inglaterra; y, en España, condena a miembros de una asociación que promueve la no-violencia, porque uno de sus folletos le fue incautado a un miembro de ETA. Además, estos movimientos legislativos de recorte de libertades y de privacidad permiten ayudar a dos sectores con un gran peso de lobby:
  2. A las industrias culturales. A cambio de proveer de la excusa necesaria a gobiernos y proveedores de internet para aumentar el nivel de control sobre las comunicaciones, ellos obtienen una herramienta para intentar mantener vivo su modelo de negocio dificultando las alternativas que empiezan a surgir en torno a la desintermediación del negocio de la cultura. A través de posibles acuerdos comerciales con ISPs o directamente a través de los ISPs propietarios o propiedad de éstas industrias culturales, el siguiente paso será la priorización del tráfico proveniente de ciertos servicios o empresas sobre otros. Por eso es tan importante mantener la neutralidad de la red.
  3. A las telecos, que llevaban tiempo queriendo capar el tráfico P2P, lo que les permitiría liberar ancho de banda sin necesidad de nuevas inversiones. Además, dado que muchas de estas empresas son propietarias, son propiedad, o tienen intereses en la industria cultural, su interés es claro. Comcast, un ISP americano, está siendo investigado por bloquear el tráfico de la red bittorrent. Comcast también es un proveedor de televisón por cable, por lo que tiene intereses claros en perjudicar las descargas a través de internet. Según sus cuentas, menos descargas equivale a dejar de perder espectadores. En España, la mayor parte de ISPs ofrecen el llamado triple play: internet, teléfono fijo y televisión, y están ya incorporando el cuarto ingrediente: telefonía móvil, por lo que es fácil adivinar el peligro que toda esta concentración empresarial supone. Además, al existir obligación gubernamental de retención de datos y vigilancia de los datos que transportan, se aseguran de que ningún otro competidor pueda realizar una oferta sin capado de tráfico y así desarmar la opción del consumidor de cambiar de proveedor.

  • Europa:

En la lucha contra la piratería y la subida y descarga no autorizada de contenidos protegidos por copyright, que Bruselas coloca como una de sus “máximas preocupaciones”, destaca como herramienta la cooperación de los proveedores de acceso a Internet, es decir, las telefónicas que llevan a casa el cable o la conexión por ADSL y pueden por tanto pegar el tijeretazo a la conexión o al servidor que la provee.

Público, 3 de enero de 2008.

Apoyándose en los Acuerdos Olivennes, firmados el 23 de noviembre entre el Estado, los suministradores de acceso a Internet y las sociedades de autores y editores, estas últimas han empezado a obtener autorizaciones para vigilar las redes de P2P, que permiten el intercambio de música y películas, y para imponer el filtrado en el acceso a la Red. Según fuentes de la CNIL, uno de los dos controles hasta ahora efectuados en el marco de autorizaciones recientes ya ha conducido a la apertura de un expediente de amonestación contra una empresa que, por orden de una sociedad de autores y editores, se estaba permitiendo el lujo de colectar datos nominativos, violando la privacidad de los internautas.

Público, 7 de enero de 2008.

Sarkozy, proposing “a real cultural revolution” and stressing twice that his proposal was “unprecedented,” said: “I want us to profoundly review the requirements of public television and to consider a complete elimination of advertising on public channels.” Instead, he said, those channels “could be financed by a tax on advertising revenues of private broadcasters and an infinitesimal tax on the revenues of new means of communication like Internet access or mobile telephony.”

Within minutes of the midday announcement, the shares of private broadcasting companies TF1 and M6 jumped in anticipation of less competition for lucrative advertising contracts, gaining 9.9 percent and 4.5 percent respectively.

International Herald Tribune, 8 de enero de 2008.

Ley de Conservación de Datos en España:

Por no decir que los responsables de almacenar esos datos y de su confidencialidad serán empresas privadas. Para su uso en una investigación criminal será necesario contar con autorización judicial, pero existe toda una cadena de custodia de esos datos que no tendrá esas garantías. Por no hablar de las situaciones en las que se salte directamente la garantía judicial a través del secreto de Estado, y de los peligros que esta normativa supone para activistas políticos, por muy pacíficos que sean.

El origen de la Ley es una Normativa Europea, de trasposición obligatoria al cuerpo legal de todos los países miembros de la UE.

Astillero, 11 de octubre de 2007.

Ley de Impulso a la Sociedad de la Información en España:

  1. No dice nada de la neutralidad de Internet, el que, por ejemplo, los proveedores de acceso no puedan favorecer el tráfico de unos sitios web frente a otros a causa de acuerdos comerciales o de otra índole que tengan.
  2. Sigue existiendo la posibilidad de que «entidades administrativas» puedan decidir el bloqueo de contenidos en la Red, siempre que no vulneren la libertad de expresión, pero nunca se dice quién decide esto ni si tiene que ser un juez quien lo haga o no.

Microsiervos, 20 de diciembre de 2007.

Las pancartas, con esa síntesis maravillosa de quién está cabreado por la ley, reclamaban contra la pronta puesta en marcha de las leyes antiterroristas europeas que, desde el 1 de enero, permiten al Estado alemán guardar todos los datos electrónicos (mails, chats, búsquedas por internet) y conversaciones telefónicas de las personas por, al menos, entre 6 y 14 meses.

Á, 23 de septiembre de 2007.

According to a law passed by the German parties CDU, CSU and SPD, from 2008 on it will be possible to trace who has contacted whom via telephone, mobile phone or e-mail for a period of six months. In the case of mobile calls or text messages via mobile phone, the user’s location will also be logged. Anonymising services will be prohibited.

The data that will be collected about the entire population will allow our movements to be traced, any calls or communications with personal and business contacts to be monitored and will remove privacy in our personal relationships. Information regarding the content of communications can be deduced relating to personal interests and the individual life circumstances of the persons communicating. Access to the data is to be granted to the police, public prosecutors, secret services and foreign states which hope for better prosecution of crimes.

Stoppt die Vorratsdatenspeicherung

  • Japón y Australia

Japón, cuyo ejecutivo actual tiene la intención de introducir los cambios necesarios en su legislación para poder controlar qué tipo de páginas y qué contenidos consumen los nipones cuando navegan por la Red o Australia, que aboga por la provisión para sus ciudadanos de feeds de Internet previamente filtrados y limpios de pornografía y materiales considerados inapropiados.

Error 500, 12 de enero de 2008.

  • Estados Unidos:

At a small panel discussion about digital piracy at NBC’s booth on the Consumer Electronics Show floor, representatives from NBC, Microsoft, several digital filtering companies and the telecom giant AT&T said discussed whether the time was right to start filtering for copyrighted content at the network level.

Network-level filtering means your Internet service provider – Comcast, AT&T, EarthLink, or whoever you send that monthly check to – could soon start sniffing your digital packets, looking for material that infringes on someone’s copyright.

New York Times, 8 de enero de 2008.