Esta entrada comenzó teniendo el nombre de “Hoy di mi primera ponencia”, que pasó a ser “Ayer di mi primera ponencia” y acabó teniendo la forma que tiene ahora. De momento aún no he llegado al punto de saturación de trabajo que me hubiese obligado a escribir “El mes pasado di mi primera ponencia”. De momento.

Volviendo al tema de la entrada, ¡creo que fue muy bien! No era nada especial, una Escuela de Hostelería para directivos de hoteles contactó a la empresa en la que trabajo para que fuésemos a dar una charla a sus alumnos. Y como responsable de comunicación, me tocó a mí. No es que me apasione el tema del que hablé, lo más gracioso fue sin duda situarme al otro lado del pupitre. Los chavales se portaron muy bien, estuvieron calladitos las dos horas (¡dos horas!) que estuve soltando el rollo e incluso hicieron alguna que otra pregunta. Hasta el director de la escuela me dio un diploma.

Nunca en la vida he pensado en ser profesor, ni ahora tampoco, pero entiendo mucho mejor la satisfacción de explicar y hacer entender cosas a otras personas.