Persépolis y el cine autobiográfico

Punk Is Not Ded en Persepolis

Hace unos meses comentaba la adaptación al cine de Persépolis, la obra más conocida de Marjane Satrapi. Ya he visto en muchos sitios comentarios de la película, así que no aportaré nada si digo que merece mucho la pena acercarse al cine a verla. No me parece un cómic sencillo de adaptar, y creo que lo han resuelto bien, aunque se hayan perdido cosas por el camino.

Me interesa más compartir algunas dudas sobre el género de la película. ¿Vosotros dónde la encuadraríais? No me digáis que en animación. Para mí eso es como decir que una película es Super8 o 32mm o Dolby Surround. No es una película de ficción, desde luego, pero tampoco cuadra dentro de los esquemas del cine documental. En el IMDB la califican de Animación/Drama. ¿Acaso no se podría hacer una película dramática de cualquiera de nuestras vidas? Y probablemente también una comedia, o una película de amor.

Supongo que la falta de precisión a la hora de encuadrarla en un género se debe a la inexistencia de películas autobiográficas. Hay ficciones con tintes autobiográficos, o basadas en la vida del director o guionista. Pero no hay películas hechas por uno mismo sobre su propia vida del mismo modo que el cómic autobiográfico en cuya tradición se inserta la obra de Marjane Satrapi. O puede que sí existan fuera del circuito comercial tradicional.

Si el cómic o la novela son medios apropiados para la autobiografía es por el hecho de que el proceso creativo pueda llevarse a cabo en su totalidad en solitario. De hecho, no recuerdo, salvo la gloriosa excepción de American Splendor, un cómic autobiográfico con autoría compartida o colectiva. En el caso del cómic, además, creo que el florecimiento de una industria paralela a las grandes industrias tradicionales, y sobre todo, la ética DIY y la autoedición, que liberaban al artista de condicionantes comerciales y evitaban intermediarios, posibilitaron que se consolidase el género autobiográfico.

El cine, en cambio, es sobre todo un arte colectivo y especialmente difícil para el DIY por el elevado coste de realización, duplicación y distribución de una película. O al menos hasta ahora. Coge el ejemplo del chico que quería regalar los DVDs de Panda Bear. Al final, los costes de tiempo y dinero para grabar tantos dvds y enviarlos por correo él mismo se hicieron tan insoportables que su única salida fue devolver todas las donaciones y poner el DVD para descargar.

Ahora viene la parte en la que me autocorrijo, porque sí he encontrado algunos ejemplos de cine autobiográfico, como I, India, e incluso una sección dedicada a ello en el Festival de Cine Internacional de Las Palmas. Uno de los ejemplos más recientes y conocidos de cine autobiográfico, Tarnation, de la que había oído hablar pero no recordaba, tuvo un coste de realización de unos 220$. La distribuidora se gastó 400.000$ en copias, distribución, gestión de derechos con los artistas que figuraban en la banda sonora y demás. ¿No podría haberse ahorrado el distribuidor y venderla directamente en Internet? ¿Pueden estos nuevos canales de distribución ayudar al florecimiento de nuevos géneros, como el autobiográfico? ¿Sabéis de más ejemplos de cine autobiográfico? ¿No me entero de nada y no tiene sentido lo que he escrito?

← Entrada anterior

Entrada siguiente →

8 comentarios

  1. Qué bueno lo de Panda Bear, no lo sabía!!!

    ¿Más ejemplos de cine autobiográfico? Guardando las distancias, sólo se me ocurre Woody Allen…

  2. Pero es lo que comentaba. Woody Allen se puede haber inspirado en cosas de su vida para sus películas, pero no hace películas contando su vida del mismo modo que un novelista o un autor de cómic.

  3. Matias

    Conoces Alan Berliner?
    http://www.alanberliner.com/

  4. No lo conocía. Le estoy echando un ojo y parece interesante. A ver qué encuentro.

    Muchas gracias Matías!

  5. Bárbara

    Hola,
    En Argentina hay varios casos, me parece que el más representativo es Andrés Di Tella. “Fotografías” y “La televisión y yo” también hay un libro publicado sobre el tema que se llama. Conversación en Princeton. Andrés Di Tella: cine documental y archivo. personal”, editado por Paul Firbas y Pedro Meira Monteiro.

  6. Gracias por tu aportación Bárbara. Buscaré más información sobre el cineasta que nombras.

  7. El cómic de Marjane Satrapi me ha parecido muy superior a la película, que no está nada mal, desde ya, pero el cómic es una obra maestra, de lo mejor del género desde “Maus”.

    Respecto del cine autobiográfico, recomiendo también “Fotografías” de Andrés Di Tella (la únic que he visto de él) y “Los rubios” de Albertina Carri, otra argentina. También es autobiográfica, aunque de una forma quizá más indirecta, “Santiago”, de Joao Moreira Salles. Otro ejercicio interesante es “Días de verano” de Marc Recha, aunque es difícil decir dónde cae, si en el documental o la ficción.
    Bueno el blog!

  8. Gracias Lucio, por todas las referencias aportadas. Creo que va siendo hora de una entrada de continuación que recoja todos los aportes de cine autobiográfico que habéis hecho.

    Gracias!