Cada vez que Max ve a Darth Vader, sea donde sea, una figurita, una camiseta, una taza… automáticamente me pregunta: ¿es Elvis? Y cuando le digo “Noooo, es Darth Vader” se parte de risa.

Y entonces me pregunta otra vez, “¿es Elvis?”