Qué hubiese pasado si hubiese estudiado otra carrera? O si no me hubiese mudado a esta ciudad? Cómo sería mi vida entonces? Quién sería yo? Si la teoría del multiverso es cierta, existen infinitos universos en los que hemos tomado todas las decisiones posibles en cada momento, desde las trascendentales (qué carrera estudiar) hasta las aparentemente triviales (si hoy he tomado la tostada con aceite o mermelada). Y entonces llega la pregunta que da la razón de ser de este libro: es alguno de esos otros yos más feliz que yo?

Más allá del componente de ciencia ficción (la posibilidad de viajar a otros universos paralelos) el libro trata el tema de cómo las decisiones que tomamos en cada momento condicionan nuestra vida y nuestro futuro, y del remordimiento que pueden ocasionar. Hay otro tema en el libro, algo más espinoso. En la tensión entre la ambición profesional y la vida familiar, el autor toma claramente partido por la vida familiar como fuente de felicidad para el protagonista. Puedo entenderlo, y hasta compartirlo, pero desde luego no es un sentimiento universal.

Lo podríamos clasificar dentro de ese subgénero particular de la ciencia ficción que es el de “a un científico le pasan cosas y usa la ciencia (o el método científico) para salir del lío”.

3 estrellas en Goodreads